O lo que es lo mismo, actualizar de Ubuntu 6.06 LTS (Long Term Support) a Ubuntu 8.04 LTS. Esto fué lo que hice ayer con el servidor viejo de casa, cosa que ya hacía tiempo que quería haber hecho y que no había tenido demasiado tiempo. Los pasos son los siguientes:

1) Actualizamos el equipo como viene siendo habitual lo cual se puede hacer dos formas, con aptitude o como suelo hacerlo yo con apt-get que es lo mismo:

apt-get update
apt-get upgrade
apt-get dist-upgrade

Se supone que debes de tener las “source.list” correctamente configuradas en el directorio /etc/apt, cosa que era mi caso.

2) Instalamos la utilidad para la actualizacion, llamada update-manager-core como siempre:

apt-get install update-manager-core

3) Ahora lanzamos la actualización. Si hemos instalado con la última actualización un kernel nuevo, igual sería recomendable arrancar con el para estar “a la última”.

do-release-upgrade -d

En teoría la opción “-d” no hace falta, pero si se pone tampoco pase nada. Esta opción hacía falta ponerla cuando todavía no estaba disponible la versión final de Hardy, pero ya no es el caso.